Maria Jesús Soriano Campos

Psicóloga - Psicoterapeuta 

Método

El contenido de las sesiones depende totalmente de la persona que viene a consulta, de sus preocupaciones, de sus dificultades y de sus recursos internos y fortalezas.  

Pero mis sesiones siempre se basan en los mismos principios y tienen una estructura similar. Es lo que yo he llamado método REPAR (Revelación, Escucha activa, Proposición, Acción y Resultados). 

En primer lugar es básico que te pueda conocer, que me puedas transmitir tus inquietudes y preocupaciones. Valoro que te sientas cómod@ y puedas sentir la confianza necesaria para explicar aquello que para ti es importante y lo que quizá, no has podido explicar a nadie (Revelación) En un entorno seguro, en lo que yo llamo tu espacio de seguridad, podrás expresar libremente y, sin ser juzgad@ (Escucha activa), todo aquello que tengas dentro de tí.

Una vez podamos darle forma al problema y delimitemos lo que realmente te está produciendo más bloqueo, dolor o miedo, te propondré lo que la psicología pone a nuestro alcance para ayudarte, que pueden ser tanto actividades o experiencias para hacer en consulta como actividades o experiencias para hacer una vez salgas de consulta (Proposición). El contenido es muy variado en función del caso. Los tempos los marcas tú. Te propondré una plan de trabajo a razón de unos objectivos que habremos formulado previamente de manera conjunta. 

Posteriormente, pasaremos a la acción. El cambio requiere acción. Prochaska y Diclemente, cuando propuesieron su modelo del cambio, tuvieron muy presente la fase de pasar a la acción. Sin acción no hay resultados. Esta acción puede tener diferentes formas, según la problemática a tratar, però siempre implicará voluntad y implicación por tu parte. Como protagonista de tu vida que eres, te mereces tener un papel protagonista en tu proceso de cambio

Una vez llevamos a cabo la acción, obtendremos a corto y medio plazo unos resultados. Éstos nos permitirán valorar si hemos conseguido los objetivos que nos hemos planteado al inicio de la terapia. A veces la persona ha cambiado tanto interiormente, que supera con creces esos objetivos iniciales y puede ir más allá en su proceso de cambio o en relación a sus problemas o bloqueos. 

Estas etapas resumen una estructura básica que no necesariamente tiene que ser lineal. Tus necesidades y tu evolución marcaran la estructura final de tu terapia.

Lo que sí que es invariable es que yo estaré a tu lado. Los procesos de cambio no son sencillos, superar nuestros bloqueos no siempre es fácil y tampoco es fácil enfrentarnos a nuestros miedos,  pero cuando dos personas se unen y conectan, todo es posible. 


 ¡No estás sol@!